Porque todo movimiento empieza-empieza

Hay personas que se reinventan cada día. Que suerte que estén cerca.

Se que sonará a tópico de canción de campamento pero es cierto que hay una selva en la ciudad que pocos conocen y que hay puentes que unen orillas separadas por distancias infinitas que se pueden superar en un solo paso. Las estrellas lloran al contarles una vieja historia de indios que pocos conocen y la pachamama sigue siendo nuestra madre aun que la traicionamos. Y hay gente que cree que las alas de un águila simbolizan valores que con solo tres simples dedos representan. Que tienen por lema un “Siempre Listos” que nadie puede cambiar porque esta en las raíces de todo en lo que creen. Son las ganas de hacer algo grande juntos. Es invertir lo más valioso que tenemos, nuestro tiempo, en ser lo que somos por naturaleza y contribuir a que crezca. Es cierto que los cimientos de una casa son lo más importante, son el legado de un hombre que se dio cuenta de que adquirir un compromiso con el prójimo y la naturaleza desde pequeños podía ser una forma de vida. Pero que sería esa casa sin cada ladrillo que la forma. Son las miles de piezas que ha día de hoy, más de cien años después, creen que coger una mochila y caminar por el simple placer de disfrutar de este mundo es vivir libres. Cómo no sentirse orgulloso de ser parte de la mayor obra de arte jamás creada por el ser humano. Y es que cuando el fuego te obedece al hablarle, cuando las gotas de agua se unen para llegar al mar, cuando servir se convierte en lema, cuando sabes que siempre hay un amigo que te espera, cuando el lobo gris se preocupa por ti, como no pensar que tu hogar son las personas que te rodean. Y es felicidad la lágrima que sueltas el día de tu promesa porque ese pañuelo anudado con un viejo pasafular heredado pasa a tener más valor y significado que cualquier otra cosa. Entonces eres consciente de que has tenido el privilegio de escoger a tu familia y tu casa estará donde ellos estén. Y con la palabra acción presente en cada momento dedicarte el resto de tu vida a ser feliz y ha seguir defendiendo que la magia esta en cada ladrillo de esa torre del poblado de Mafeking.

 

Kaa (Jefa de Manada, Marta)

Blog ‘El rey de mi castillo’

Deja un comentario